Rejuvenecimiento Facial

El paso del tiempo trae consecuencias indeseadas en la piel para muchas personas. Quizás la más negativa de estas sea la pérdida del aspecto juvenil del rostro, por lo cual recurren a tratamientos para revertir estos efectos del tiempo. A pesar de esta realidad, no todos están dispuestos a someterse a los contratiempos de una cirugía como lo son el dolor y el lapso necesario para la recuperación. Para estos pacientes existe el rejuvenecimiento facial, por medio del uso de luz láser.

El láser funciona de dos maneras, básicamente: por una parte, se logra la renovación y la retracción de la piel, y en segundo lugar estimula la síntesis de colágeno lo que otorga a la piel una mejor textura y reduce en gran medida las arrugas.

Los beneficios de este método son relativamente similares al resto de procedimientos estéticos en los que se usa la luz láser. El tiempo de recuperación es sumamente corto, no es un procedimiento invasivo, es indoloro y no incapacita físicamente. Es una técnica que ofrece una excelente alternativa a quien no quiera pasar por los efectos negativos de una cirugía.